El gobierno nicaragüense alentó a los inmigrantes europeos de Italia y Alemania a comprar tierras para el café, y hasta que la redistribución de la tierra creó pequeñas parcelas de tierra (típicamente más pequeñas de 5 hectáreas), la mayoría del café estaba controlada por terratenientes blancos que a menudo explotaban la mano de obra local con sueldos muy bajos y en malas condiciones.

Si bien sus vecinos cercanos de Costa Rica, El Salvador e incluso Guatemala comenzaron a surgir como orígenes del café especial en el decenio de 1980, la inestabilidad política y económica de Nicaragua durante el largo período de la Revolución Nicaragüense (aproximadamente de 1974 a 1990), así como la destrucción del huracán Mitch en 1998, son algunos de los factores que contribuyeron a que el país quedara fuera del foco de atención de la especialidad.

Si bien en Nicaragua se han plantado históricamente variedades de buen rendimiento y otros cultivares clásicos en zonas de altitud relativamente baja, la lejanía de las pequeñas explotaciones agrícolas y las luchas contra la roya de la hoja de café en el último decenio han seguido siendo obstáculos para que el país logre una clara y apreciada condición de origen único.

Sin embargo, Nicaragua, el país más grande de América Central, sigue desarrollando su reputación de origen cafetero que hay que vigilar: El cultivo sigue siendo el más importante, con más de 1.200 millones de dólares en exportaciones, y alrededor del 15 por ciento de la mano de obra del país está involucrada de alguna manera en el sector del café.