Cuando se habla de dulce típicos nicaragüenses es muy difícil no pensar en el famoso almíbar, un delicioso postre muy popular del tiempo de Cuaresma y Semana Santa. Este postre es elaborado en los hogares nicaragüenses con las recetas tradicionales de las abuelas quienes han transmitido sus recetas y secretos de cocina a las nuevas generaciones, quienes se han encargado de conservar estas tradiciones.

Para la preparación del postre se emplean frutas como el mango, el jocote, la piña, el marañón, el coco, la grosella o la papaya, las cuales se cocinan lentamente en una miel elaborada con especias y dulce de atado. El resultado es un dulce sano y con un sabor grandioso y natural. Su sabor es muy interesante ya que, al combinar varias frutas tropicales, tendrá un equilibrio entre lo ácido y lo dulce, convirtiéndose en un verdadero manjar.

Aunque la combinación de frutas le imprime un sabor sin igual al postre, también es común conseguir el almíbar hecho a base de una sola fruta, dependiendo del gusto del consumidor; por ello puede encontrar almíbar de mango o almíbar de papaya.

Este tipo de dulces es muy económico de elaborar ya que las frutas puede conseguirlas fácilmente en los supermercados o los mercados municipales de cada ciudad, así que manos a la obra; aunque si lo prefiere puede ahorrarse el trabajo y adquirirlos en los parques, ferias y hasta el propio mercado, donde seguramente encontrará las tradicionales ventas de dulces donde encontrará todo un abanico de postres deliciosos.

Se decida por una opción o la otra, no espere más y dispóngase a disfrutar de una rica experiencia de sabores que aseguramos lo dejará sin palabras.

Otros postres que elaboran en este taller de dulces son las cajetas de coco, leche, zapoyol, ayote en miel, coyolito, crocante de maní y ajonjolí.