Nicaragua es llamada "La tierra de los lagos y los volcanes" por sus innumerables volcanes, la mayoría de los cuales aún están activos, así como lagos, ríos y lagunas que proporcionan hermosos paisajes.

El país tiene un clima tropical y la agricultura representa la mayor parte de la actividad económica.

En 2015, Nicaragua fue reconocida por la Organización Internacional del Cacao como país de origen de cacao fino al 100%. Sólo 9 países son reconocidos como tales.

En el municipio de Nandaime tiene un microclima extraordinario, templado por el volcán Mombacho, que también proporciona una rica tierra volcánica muy propicia para el cultivo del cacao. Su humilde pueblo también tuvo una maravillosa aventura con el chocolate. En el siglo XIX, Chocolates Menier se estableció aquí para sembrar miles de árboles de cacao, y la compañía exportó sus productos a Europa.

Esperando ver materializarse el proyecto del canal en Nicaragua, lo que facilitaría el envío por barco más allá del Atlántico, cuando finalmente fue Panamá quien ganó la ronda, Menier abandonó su plantación en Nicaragua para volver a Francia.

No queda mucho hoy en día del famoso "Valle Menier" y sus árboles de cacao... Pero un siglo y unos pocos polvos más tarde, elegimos tomar el control y construir nuestra propia plantación de cacao, justo aquí donde la famosa fábrica de chocolate había comenzado su gran proyecto.

La era industrial condujo a cambios fundamentales para el chocolate y el cacao, que afectaron a todos, desde el cultivador hasta el consumidor final.