El mango es una fruta muy consumida en el mundo gracias a su sabor dulce y cremoso, y por estar lleno de beneficios para el organismo. Es rico en vitaminas A, C y D, aminoácidos y flavonoides, y por cumplir una función preventiva y controladora en enfermedades como la diabetes, la degeneración macular y el asma.

En Nicaragua el cultivo de mango puede obtenerse durante todo el año, aunque su período más productivo se alcanza entre marzo y abril, en pleno verano. Es un árbol originario de la India y cuyo cultivo es apto para zonas de clima tropical, por lo que es un fruto muy común en Centro y Sudamérica.

Existen varios tipos de mango en Nicaragua, que pueden diferenciarse por su forma, sabor y color. Entre las variedades más comunes está el mango Indio, Rosa, Manzana, Papaya y Caraño. Entre los usos que se le dan a esta fruta pueden ir desde comerlos en su estado natural o en las más preciadas recetas de la gastronomía internacional.

Frecuentemente puede consumirlo fresco cuando está maduro o si está verde puede aderezarlo con sal o salsa de soja. También se utiliza la preparar refrescos, raspados, salsas, macedonias o almíbar de frutas. Entre los postres predilectos destacan los mangos en miel, el almíbar de mango y de frutas como el jocote y el marañón.

Y es que a los nicaragüenses les encanta comer esta deliciosa fruta por lo que los incluyen en cada comida que pueden, desde comer la rica fruta al natural hasta los más espectaculares y exóticos platillos que seguramente lo asombrarán.