El postre gofio es un dulce de origen mesoamericano tiene por lo menos 200 años o quizás más, no se tiene un registro histórico exacto. Es un postre tradicional de los hogares nicaragüenses que se ha conservado y transmitido a las generaciones más jóvenes para mantener la receta original. Antes de la colonización eran los indígenas de Canarias con influencia africana que elaboraban el gofio y el nombre que conocemos se lo pusieron en la isla de Lanzarote y en la Gran Canarias, porque en Tenerife era conocido como Ahoren.
 
No se sabe si el gofio llegó ciertamente a América a través de los colonizadores o con los migrantes de la Isla Canarias, lo que si se tiene registro es que guarda mucho la receta original y con la influencia de la Isla Canarias y africana. Como todo plato se va adaptando a los ingredientes del lugar, pero en este caso no ha ocurrido así. 
 
El gofio se prepara muy especialmente para las fiestas marianas que tienen su inicio los primeros días de diciembre y terminan el 8 de ese mes. El gofio es uno de los postres que con su forma tradicional de rombo endulza estas fiestas. La costumbre es regalarles dulces a las personas que le cantan a la Virgen María y a los devotos durante el brindis que llaman la gorra.