Mezclas tradición y sabor a maíz 

El arte culinario nicaragüense actual se caracteriza por una fusión cultural en sus ingredientes, el cual obtuvo una variedad de colores, aromas y sabores resultado vigente en su gastronomía, donde se destacan deliciosas comidas, bebidas y dulces. El maíz destaca como cultura alimenticia, su utilización se desarrolló como cultivo en numerosas variedades adaptadas a distintas condiciones climáticas.

El maíz constituye la base de la dieta única y se consume de todas las maneras posibles, asado, nesquizado, cocido, desgranado, molido, en masa, tostado, en refresco. La tortilla del maíz es el acompañante ideal, bastimento tradicional de cualquier comida nicaragüense, aunque se suele usar también como acompañamiento el plátano, maduro o verde, frito y el queso frito.

Gastronomía multicultural y para todos los gustos

Después del maíz, el frijol  ha estado presente en la dieta diaria de los nicaragüenses, en sus distintas variedades, colores y tamaños, se consume en vainas verdes y granos cocidos, complementado con productos de gran riqueza nutricional como: cacao, yuca, chiltoma o chile dulces, y jitomate, por mencionar algunos ingredientes de la región. Estos se consumen fritos o sancochados, en sopa acompañados con chicharrón, huevo y otros ingredientes criollos.

El frijol rojo es el más consumido por los nicaragüenses que, junto al arroz  forman el popular gallo pinto producto de la combinación de estos granos, muestra del mestizaje gastronómico. El nacatamal, es un alimento ancestral donde se modificó la técnica de preparación, hasta convertirse en un alimento totalmente fusionado en sus ingredientes, su sabor cambió, al preparar la masa con manteca de cerdo, sustituyendo la carne de chompipe o pavo y la de animales de monte obtenidos de la caza.. En la actualidad, el nacatamal, además del cerdo, puede llevar carne de res, pollo o pavo; es de consumo nacional principalmente los fines de semana, en festejos religiosos y comunitarios.

La carne de res es excelente, aunque actualmente es  más popular el pollo, el chancho o cerdo (aporte español junto con la manteca y por tanto los fritos) y el venado; en mayor grado los animales de caza como el garrobo, el cusuco (armadillo) y el guarda tinaja. 

Muy distanciado de la carne, en cuanto a consumo pese a la excelente calidad de sus especies, está la pesca de agua dulce, guapotes, guabinas, mojarras, robalo y gaspares y los de agua salada, corvinas, pargos y róbalos de mar. También se consume desde tiempo inmemorial los mariscos y moluscos, camarones, langostas, conchas negras, ostiones, caracoles marinos, etc. En cuanto a cultivo  auténtico se cuenta con el chilote, ayote, chayote, pipián, chiltoma (pimiento), quequisque, cebolla, etc., que junto con el tomate y el repollo forman también parte de la comida cotidiana. 

La pastelería está innovándose recientemente han aparecido algunas excelentes reposterías especialmente en Managua. Postres típicos son el pio quinto, la tres leches, el dulce de toronja, el flan de coco y una buena diversidad de buñuelos. Mención aparte merecen los quesillos acompañados de tiste (fresco a base de cacao y maíz tostado).  El café es la bebida nacional, no hay que olvidar que Nicaragua es un país eminentemente cafetalero y con grano de alta calidad de exportación.

En cuanto a bebidas alcohólicas, los amantes del ron están de suerte, en Nicaragua se produce la Flor de Caña, un espléndido ron mucho mejor que el que habitualmente se consume en Europa. Es económico y hay variedades blancas y añejas de diferentes categorías. También la cerveza nacional es de muy buena calidad.