En la dieta de los nicaragüenses el frijol ocupa el lugar más importante, gracias a sus propiedades y sobre todo por ser una fuente de proteína. Además, los pequeños productores ofrecen empleo colaborando de esa manera con la economía de las familias.

En la economía nacional la producción del frijol es la principal generadora de empleo y es muy importante desde un punto de vista de intercambios comerciales con otros países vecinos, lo cual ha provocado problemas de abastecimiento del frijol rojo para la población.

Sobre el origen de esta leguminosa hay diferentes teorías, algunas consideran que no es oriunda del continente americano, sino de África y Asia; cuando las tribus nómadas provenientes de esos continentes atravesaron el estrecho de Bering para llegar a Alaska. Luego la cultivaron y fueron los aztecas y los Incas quienes la propagaron en toda América.

Según la teoría de Vavilov, conocido investigador sobre los orígenes de las especies, considera que existen tres posibilidades donde se puede haber originado esa legumbre: China, América del Sur, Sur de México y América Central. Algunos especialistas creen que América Central, específicamente México representa el semillero del frijol y de allí su expansión en toda América.

Las investigaciones sobre el origen de esta leguminosa siguieron en otros centros y coincidieron que el origen del frijol se dio en Mesoamérica, más específicamente en México, desde Jalisco hasta Oaxaca. Desde allí migró a Sudamérica, hace 5000 años.

Los portugueses y españoles, después de llegar a América, llevaron a conocer el frijol a Europa,