Moninbó es el principal barrio de Masaya, una ciudad nicaragüense conocida como la cuna del folclore nacional o como la Ciudad de las Flores. En esta barriada habitan las comunidades indígenas que han luchado desde hace mucho tiempo por conservar sus tradiciones a pesar del mestizaje cultural a la que se está expuesto, gracias a lo cual se pueden disfrutar de sus expresiones culturales, celebraciones y gastronomía que lo definen.

La comunidad indígena de Moninbó conserva tradiciones precolombinas y coloniales que integradas a las costumbres autóctonas de los pobladores locales, definieron la identidad del pueblo monimboseño, a través de diversas expresiones culturales, religiosas y hasta gastronómicas que han permanecido inalterables. En la gastronomía criolla destacan platos muy típicos como la cabeza de chancho con yuca cocida, indio viejo, los nacatamales, el arroz aguado, el pebre, sopa de res, las cosas de horno, las rosquillas y entre las bebidas más típicas la chicha de maíz y jengibre, las de semillas de jícaro, los suculentos frescos de frutas de temporada o una exquisita bebida de cacao.

Asimismo si visita el tiangue de comidas típicas que es un mercado donde podrá encontrar la gastronomía típica de esta localidad, se podrá topar con tortillas de maíz con cuajada, el tamal relleno, tamal pisque, yoltamales, carnes asadas, los criollos frijoles blancos, los elotes cocidos con quesos y salsas, las populares fritangas, las enchiladas, tacos y las famosas melcochas de colores. Otros de los platos que seguramente encontrará es la gallina henchida, la chanfaina o la carne en vaho que también podrá saborearlo de pescado.

La riqueza de la cocina de Moninbó es muy reconocida por los nica, ya que hay muchas costumbres culinarias que solo se conservan allí actualmente, convirtiéndola en una ruta gastronómica obligatoria si quiere conocer la variedad y el sazón de Nicaragua.