Durante los inicios de la época de la Colonización, en los países mesoamericano no existían ingredientes como el trigo para la elaboración de productos consumidos por los europeos. Con el transcurrir de los años, los españoles se adaptaron a la ingesta de alimentos autóctonos e incorporaron muchos de estos a la elaboración de sus anhelados platos; ejemplo de ello fue el uso del maíz como sustituto de la harina de trigo para la preparación de panes. Por ello, en toda la región de Mesoamérica, se encuentran platos tradicionales a base de maíz que se horneaban con la finalidad de evocar los platos europeos.

En Nicaragua, se le denomina “cosa de horno”, a aquellos productos de maíz que eran horneados como si se tratase de un pan. Una vez la harina de trigo comenzó a utilizarse en el Nuevo Mundo, se masificó el consumo de pan, pero también se mantuvo la “cosa de horno”, en algunos casos como reemplazo del pan o como un postre delicioso.

La “cosa de horno” es un delicioso postre de la gastronomía nica, que se elabora con maíz y del cual se derivan varios tipos de recetas, entre ellas está el Perrerreque nicaragüense, una torta dulce con mucho sabor tradicional.

El Perrereque tradicional se elabora con elotes tiernos molidos, mantequilla, leche, crema, azúcar o dulce de panela, cuajada, queso, canela y bicarbonato; obteniéndose una mezcla líquida que se hornea hasta resultar una deliciosa torta húmeda. Hay regiones en donde a la mezcla se le coloca por encima una capa que queso rallado mezclado con azúcar y canela, antes de ser horneado. Actualmente se utiliza en la receta la harina de maíz para facilitar la preparación.

De una u otra forma, disfrute de esta exquisita torta de maíz, llena de sabores genuinos de las culturas precolombinas.