Como su bien lo indica su nombre, el Vaho es un plato cuya cocción se preparar al vapor. Esta técnica de cocción era bien manejada por los indígenas de la zona Centro y Sur americano, en especial del pueblo náhuatl, quienes ya preparaban tamales rellenos de cualquier tipo de carnes. Pero también los esclavos africanos conocían la técnica de cocinar al vapor sus alimentos, por lo que corresponde a estas dos comunidades su origen.

Sus ingredientes también dan cuenta de las influencias culturales que posee este delicioso platillo, comenzando con la yuca, un tubérculo nativo de Sur América y que las tribu del continente ya sabían procesar; el plátano llegó junto con los europeos desde asía para incorporar el sabor característico y propio de esta región, junto con la carne de res o cerdo.

Su preparación tradicional, consta de una olla de barro (o metálica) para cocinar los ingredientes junto a la hoja de plátano (chagüite). El recipiente debe estar bien tapado con hojas de chagüite, para luego armar la cama, lo que conocemos como el deposito del bejuco, sin que éstos permeen el sabor de la olla.

Se trata pues, de una exquisitez a la que hay que saber preparar, de ahí que las aguerridas cocineras nicaragüenses preservan la técnica y sazón de tiempos ancestrales para colocar al servicio de visitantes y propios, esta tradición culinaria.