Se dice que el consumo de testículos de toro se remonta según registros históricos a la época de del rey Fernando en España por el año 1500, cuando solicitó que le dieran los testículos de toro o criadillas para favorecer su virilidad. El departamento de Chontales en la época de la colonia fue muy ganadero y muchos presidentes de Nicaragua tuvieron sus fincas donde criaban enormes toros que eran engordados. 
 
En los registros históricos relata que en la hacienda Hato Grande tenían más de 70 mil reses que eran engordadas y se dice que no sabían qué hacer con los testículos de los toros y decidieron hacer una sopa y así fue como se originó la sopa de huevos de toros 
 
Propiedades nutricionales de los huevos de toro
Es un alimento bajo en calorías y en grasa, ideal para un régimen dietético, porque además su carne es magra, tiene alto contenido de hierro y zinc, que favorece el crecimiento de las uñas y del cabello además de fortalecerlos, también mantiene en buen estado tu piel.
 
Un dato curioso de este ingrediente, los huevos del toro es que para que tenga efectos afrodisiacos se deben comer crudo para que la hormona que contienen (testosterona) haga su trabajo; otros registros dicen que no, que con solo consumirlos se da el efecto deseado.