La yuca o mandioca es un alimento nutritivo y de amplio uso en la cocina. Este tubérculo es un cultivo muy popular en Centroamérica y Sudamérica, y muy versátil ya que puede ser un acompañamiento ideal de carnes y pollos, como también es ideal para preparar sopas, bocadillos y hasta postres.

En este caso, presentamos un postre tradicional de la gastronomía nicaragüense, los deliciosos buñuelos de yuca, deliciosas rosquillas o bocadillos fritos que se realizan con una masa hecha de yuca y queso, las cuales van cubiertas de miel. Pueden ser disfrutados a la hora de la merienda con una buena taza de café o chocolate caliente.

El origen de este postre no es muy preciso, pero se estima provino de tierras españolas durante la época de la colonización, aunque en muchos países los buñuelos se elaboran con una masa de harina, en Nicaragua se hacen a base de la mandioca y se bañan en miel.

En Nicaragua este postre es uno de los bocadillos que tradicionalmente se consumen en noviembre durante el Día de los Fieles Difuntos, ya que es muy popular encontrarlos a la venta en las entradas de los cementerios, así como también durante los días de Semana Santa.

La preparación tradicional de este platillo es muy sencilla, se debe formar una pasta suave con yuca rallada, queso, polvo para hornear y huevo; luego se forman bolas de masa que deben freírse en abundante aceite caliente. Se sirven cubiertos con un almíbar elaborado con agua, azúcar y aromatizado con canela, clavo de olor y gotas de limón.

Y listo, un postre bien sencillo de elaborar y delicioso, así que, si se le antoja algo dulce después del almuerzo, no olvide este rico postre que deleitara su paladar.